Poesía luego del viaje por Ecuador

Una poesía escrita hace mucho para un turista especial. Por amigo, por solidario, por sencillo... Hoy me acordé de esta bonita experiencia y está aquí para compartirla con ustedes. Espero que les guste.

Ven a mi patio a jugar
Para Alberto

Ven a mi patio a jugar,
aquí se encuentran las hadas,
que con mágica estocada
harán tus sueños brillar.
Te bajarán una estrella
para que duermas con ella,
y si el frío de la noche
no te deja descansar,
una luna han de prestar
de amor haciendo derroche.

Te invito a jugar rayuela
saltando de nube en nube,
y como sombra que vuela
descubrir como se sube
tan alto como cometa.
Tocaremos pandereta,
una canción a inventar,
pues posible todo es
cuando miras al revés
de lo que te quieren dar.

Vamos a lo lograrlo juntos,
firmaremos por la paz
del mundo y sus subconjuntos.
Bueno, ¿porque no?, ¡quizás!.
Caminemos sin fronteras,
por el bosque de las peras,
y de allí poder cruzar
hasta donde el horizonte
no tenga como guardar
ni siquiera un polizonte.

Deja tu casa vetusta
que ya esta medio gastada,
deja ese miedo que asusta
ven a mi tierra encantada
donde podamos sacar
lo que guardándose estaba,
pues de niños se encontraba
en la punta del andar.
No los dejes marchitarse
con tu voz hazlos quedarse.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog