sábado, 22 de marzo de 2014

Doce años

El día de ayer descubrieron en un apartamento de la ciudad de Buenos Aires a una mujer "momificada", muerta hace 12 años... mi hija María Paz tiene esa edad, lo que me sirvió para darme cuenta de lo que significa ese tiempo. Por casi el 25 % de la edad que hoy tengo, esta persona estuvo tendida en el piso de su casa y nadie toco a su puerta, nadie la extraño, nadie entristeció por su ausencia... tenía 49 años al momento de morir, la gente del barrio no la recuerda y la vecina que habla de ella en la tv da sus mejores comentarios, aunque tambien afirma que no la conoció, sino que oyó de ella por una amiga de su amiga... será que el mundo nos está jugando una mala pasada con eso de un individualismo exhacervado, en el cual la competencia esta presente desde el mismo momento de nacer? será que andamos a las carreras como aquellos caballos que tienen tapados los costados de sus ojos, para concentrarse en la meta y ganar? será que estamos tan preocupados del yo que el nosotros no existe?... me mude de departamento y lo primero que hice fue tocar la puerta de mis vecinos y conocerlos, en muchos lados me quedan viendo raro porque tengo la costumbre de entar y salir saludando (y que se oiga), me miran con desconfianza porque cuando voy en un bus charlo con la persona que se sienta a mi lado y sonreimos hasta el momento de tal vez nunca volvernos a encontrar y, aun con todos estos insignificantes hechos siento que hay un montón de gente a la que me gustaría contarle por un momento que voy, que sigo, que todavía no dejo morir mis sueños de un mundo más solidario, más tolerante, más simple y a la vez mís honesto, donde la gente habla duro para ser escuchada, pero no grita para ofender al otro. Será que la mujer que estuvo 12 años quizó pasar desapercibida para que no le lastimaran? o será que la lastimaron tanto que su desaparición fue la redención de sus detractores?... no se, al final se que me iré con el viento, lo único que me gustaría es que mis cenizas no tarden 12 años para ir al mar....

sábado, 22 de febrero de 2014

viernes, 21 de febrero de 2014

Una pequeña reflexión para estos días.....

Lo peor de estos "rallyes de odio", que tenemos hoy en muchos lugares del mundo y que proviene de varias partes a la vez, es que rompe y agrieta más profundamente la posibilidad de conciliar propuestas del buen vivir en común. Vamos apresurando, como dice Edgar Morín, la destrucción planetaria. Si no paramos un segundo de esta loca carrera de ambiciones y vanidades, para tratar de entender, respetar y tolerar la complejidad de cada grupo humano, no tendremos derecho a sentirnos libres de no haber echado más leña al fuego. La linealidad determinista, nos quiere llevar a un fin apocalíptico, me resisto desde mi opción de no claudicar por un mundo mejor para mis hijos, por el recuerdo de mis abuelos y por mi amig@s que sienten en momentos como éste, un bloqueo en la garganta, obstruida por el miedo de llorar por los caídos, de un bloque o del otro, que son las verdaderas víctimas en este desenfreno que busca parametrizar nuestra libertad...