Hay días que hay que parar... mirar alrededor y decirle Gracias a una mujer que me enseño muchos de los secretos de la vida. Gracias Abuela por estar junto a mí... siempre. Gracias por hacerme recordar que la verdad no tiene matices y que hay momentos en que uno debe tomar una postura y no seguir aceptado simplemente lo que se nos ponga al frente. Te amo abuela.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

De almuerzo hoy quiero arepas con espumilla...