Redefinir el turismo

Hay muchas cosas que debemos redefinir en el mundo de hoy para que no atenten al frágil equilibrio en el que nos mantenemos. Una de ellas el avance del sector, al que amo y donde he trabajado por más de 20 años: el turismo. Día a día la cuenta pendiente del turismo crece y crece, siento a veces que pierde sus principales motivaciones como la fraternidad, el crecimiento individual y colectivo, el desarrollo local, entre muchas otras y se entrega, sin protestar, a la manipulación transnacional, a los caprichos de las aerolíneas, a las megas inversiones hoteleras, a los parques temáticos sin identidad, como resitiendose a entregar y claudicar de su más preciado "tesoro": el turismo de masas (hoy más vivo que nunca). Se ha trastocado todo concepto, por ejemplo no creo que ser sostenible sea lucrar sin límite, tampoco creo que ser sostenible naturalmente sea no tener monitoreo y que una especia (que no sea el hombre) destroce y acabe con otras, como tampoco creo que el relativismo cultural sea la razon por la cual niños y niñas de 7 u 8 años se ven forzados a trabajos en el turismo. Algo anda mal, las ideas no son malas, creo yo que la medición es la incorrecta.... en estos días leo sobre grandes inversiones hoteleras, lo económico es desorbitande, millones de dolares en nversión, gran cantidad de empleo... pero no leo nada sobre que dice la población que vive en ese sector, no leo nada de cuales son los programs que va a desarrollar con al comunidad, no he visto pista alguna cual es su propuesta para mejorar el ambiente natural en donde va a construirse.... Un pequeño Estado llamado Bután hace todo lo contrario y en cada medida que toma los indicadores están basados en la felicidad, por lo que veo que si es posible otro escenario.... Hoy es uno de esos días en los que me cuestiono porqué a la familia que acabo de conocer, no le ha sido posible visitar la montaña? su montaña, que aunque se vea a lo lejos, se mira día a día en el horizonte cuando viaja en bus a su trabajo....ahí es donde no me cuadra el sistema, en ese sueño, que no puede cumplirse, de conquistar los 100 metros de su montaña más alta, pero que no lo puede hacer... ahí es que cuando mi cerebro parecía haber descansado, vuelve a girar en busca de respuestas que están ahí, en lo social, en lo político, en la corrupción del sistema, en la inequidad en la planificación, en lo equivocados que andamos muchas veces construyendo indicadores cualitativos cuando la vida en si son momentos de calidad y no de cantidad.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

De almuerzo hoy quiero arepas con espumilla...