Reflexiones en torno a la educación en turismo (I)




En estas últimas semanas he pensado mucho sobre la oferta de educación que existe en Ecuador, especialmente respecto al turismo como disciplina emergente. Lo hago, principalmente, desde un punto de auto crítica  ya que he sido  parte del sistema. He tenido relación con la capacitación y con la formación  en turismo por más de 18 años. He visto pasar por aulas, talleres, foros, seminarios a miles de personas quienes fueron con un objetivo común, avanzar. Pero me pregunto ¿qué tan efectivamente trabaja este sistema de educación en el área de turismo? ¿cumple con las expectativas de quienes son estudiantes o quienes necesitan de personal capacitado en el sector? He aquí, los primeros, de algunos pensamientos y retos, que los iré ampliando en varios artículos...

a. La formación en turismo no alcanza aun un estado consolidado (no creo que ni esté cerca a ello), como lo han hecho otras disciplinas, tal mencionar como ejemplo la abogacía, medicina, administración de empresas, arquitectura, etc. que no solo han instalado un perfil relevante en la sociedad, sino que han logrado generar un contenido que ha roto los límites nacionales. Por ejemplo, en algunas ciudades existen escuelas de negocios que están disputando valiosos puestos en rankings internacionales.

b. Esta falta compromiso también ha sido producto del bajo interés de las autoridades de los centros de educación a todo nivel. Es cosa rara mirar como, las facultades o escuelas de turismo en las universidades institutos tecnológicos u otros, deambula bajo el paraguas de otras áreas del conocimiento, en unos casos escenografía  en otros casos desde las económicas, en otros desde lo social y en otras desde lo natural. Demuestra y refuerza el hecho de lo multidiscilinario del turismo, pero le resta definitivamente peso en la estructura, en la toma de decisiones y en plantear alrededor de la carrera un plan estratégico protagónico, acorde a lo que el Ecuador demanda en su nueva matriz de cambio productivo.

c. No hay un punto de acercamiento sano y progresista entre quienes ofertan educación en turismo,  en los años se han creado (intentos de...)  redes o grupos, pero les ha sobrellevado la falta de interés, la mezquindad, el egoísmo, la fakta de presupuestos,  la crítica entre los autores, lo que no ha permitido fortalecer un grupo que comparta líneas de investigación o mucho menos proyectos de vinculación con la sociedad que tengan un alcance regional o nacional. Se defienden las posturas como en lo más puro de la mercadotecnia (¡quien atrae más estudiantes es el ganador!), y no se logra despegar a proponer espacios de generación y resolución de problemas comunes, de discusión sobre nuevos objetos de estudio y de noveles retospara suplir las necesidades que la sociedad de hoy planeta de quienes están en la educación. Es hora ya de levantar un grupo transparente que logre acuerdos mínimos y visualice un proyecto país sobre la que se asiente una propuesta de educación pionera en la región.

Consolidación, restablecer su merecido puesto entre las disciplinas del conocimiento y, finalmente, desarrollo de grupos con intereses comunes, primer gran reto...que si se logra auspiciará a otras ideas de mucha mayor innovación. Estos primeros puntos para este primer artículo... Vamos a proponer desde la red temas que deben entrar a la discusión de la disciplina en aras de romper sus tabúes y falsos paradigmas.


Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

De almuerzo hoy quiero arepas con espumilla...